La seguridad en Internet es una constante que todos los usuarios deben de tener en cuenta para que su experiencia sea lo menos riesgosa posible. Los usuarios al navegar por las redes sociales, blogs y páginas web tienen que estar conscientes de que hay que partir de un principio: la información que se emite siempre está a disposición de personas mal intencionadas y se necesita de una conducta cibernética preventiva para evitar posteriores dolores de cabeza.

En este contexto, las compras online (en línea) son una opción rápida e inmediata que pueden usar los usuarios para aprovechar descuentos y ofertas pero a su vez son un punto de partida para todo tipo de amenazas a la privacidad de datos, el robo y suplantación de identidad.

Por esta situación, muchas empresas crean paginas web donde ponen a disposición diversos productos y servicios con imágenes y especificaciones para que los clientes tenga una idea más clara de lo que están adquiriendo. Sin embargo, los sitios web no siempre cuentan con los criterios de seguridad elementales que les garantizan a los clientes un mínimo riesgo y el uso responsable de la información proporcionada.

Según expertos en seguridad informática y de compras virtuales, en la actualidad la mayoría de los sitios web utilizan estándares y Políticas de Seguridad Informática (PSI) que son universalmente aceptados porque se logra que cumplan ciertos esquemas que garantizan el almacenamiento cifrado de los datos.

No obstante advierten que cuando se trata de negocios en la Web los clientes no solo deben de proporcionar ciertos datos y comenzar a comprar, sino que deben comparar que tienda le ofrece mayores ventajas, comprobar siempre que nivel de confianza cuenta un sitio web en la internet  y sobre todo cual es la política de privacidad y garantías ante cualquier situación fraudulenta.

Los expertos en seguridad advierten que:  A veces los robos y fraudes electrónicos no suceden mientras se compra, sino posteriormente,  porque los números de cuenta y de tarjeta de crédito quedan almacenados, los cuales pueden ser robados por los malhechores, de ahí la importancia de que las empresas utilicen sistemas de seguridad más sofisticados que obstruyan esas filtraciones.

Para comenzar para saber si un sitio es seguro, vea con una mirada la barra de navegación de su navegador y lea las letras “Https://“. La “s” al final indica que el sitio es seguro.

Otra observación que debe hacer en el navegador es si en el pie de página, aparece la imagen de un candado con llave. Esto refleja que se están utilizando protocolos Secure Socket Layer (SSL), los cuales autentifican más la información.

Cabe destacar que las Políticas de Seguridad Informática (PSI) y el protocolo SSL permiten deslizar virtualmente la tarjeta de crédito con relativa confianza, pero lo ideal es que las empresas instalen software complementario que detecte conexiones sin autorización y codifique nombres de usuario, contraseñas y número de cuentas para evitar su uso por parte de terceros malintencionados.

En las compras online se aconseja que los usuarios usen tarjetas de debito pre-pagadas, en las cuales el usuario le pone la cantidad de efectivo que va a utilizar, para minimizar riesgos consecuentes. Pues los bancos han mejorado las garantías y muchos ofrecen seguros antifraude que verifican a través de la dirección IP el origen de la compra.

No menos importante para mantener seguros sus datos y información es tener siempre actualizado el sistema operativo, los navegadores y otros software para evitar el uso de posibles vulnerabilidades de los mismos, además tener instalado en su computadora un buen antivirus, firewall y antispyware,  pues existen troyanos y keyloggers que almacenan las transacciones en el disco duro y que posteriormente se comunican a través de Internet con servidores fraudulentos.

Para agregar recomendaciones les proporcionamos la lista de las estafas más repetidas por los ciberdelincuentes en estas fechas confeccionada por la empresa de seguridad alemana G Data, en la cual ofrece consejos para comprar en la Red con total seguridad.

En estas fechas de fin de año, y con la Navidad como telón de fondo, se incrementan considerablemente las compras online. Los estafadores también lo saben y aprovechan esta circunstancia para concentrarse en aquellos internautas que realizan sus compras navideñas aprovechando la comodidad, la amplitud de horarios y la rapidez que ofrecen las tiendas online.

Por regla general, atraen a sus víctimas con falsos correos electrónicos donde ofrecen artículos de lujo a precio de coste, donde se informa de procesos de compra incompletos o donde se reclaman los portes de un paquete entregado. Como siempre, persiguen los datos personales, especialmente los referidos a cuentas bancarias o tarjetas de crédito, de aquellos a quienes intentan estafar.

Según explica Ralf Benzmüller, responsable de G Data SecurityLabs: “En el periodo pre-navideño, los cibercriminales fijan su diana en los compradores online. En buena medida porque en estas fechas se incrementa el número de internautas dedicados a estos menesteres y no pierden la esperanza de dar con aquellos más inexpertos y menos precavidos”.

Cinco estafas con “excusa navideña”

1. Correos que ofrecen compras exclusivas como gancho

En estos correos, los estafadores prometen productos de marcas exclusivas, desde relojes de lujo y gadgets tecnológicos hasta bolsos o zapatos de diseño, a precios ridículos. Como viene siendo habitual, los enlaces de estas ofertas conducirán a tiendas online falsas capaces de robar sus datos bancarios y de identidad durante el proceso de compra. Los correos de este tipo pueden ser fácilmente identificados por el contenido del campo asunto, normalmente en este sentido: “Christmas Sale, Thousands of luxury goods for under $100″ (Ventas navideñas, miles de artículos de lujo por menos de 100).

2. Estafas bancarias

Las transferencias bancarias son la manera más sencilla de realizar muchas de las compras navideñas que se realizan online y en estas fechas su número se multiplica. Los troyanos bancarios cada día son más populares entre los estafadores que los usan para interceptar las operaciones de pago y desviar el dinero a sus propias cuentas. Basta un falso mensaje en el que el banco informa de una determinada transacción que no tuvo éxito y donde se ofrece un enlace para repetir la operación que, en realidad, dirigirá a una web infectada con alguno de estos troyano bancario.

3. Correos “enviados” por compañías que ofrecen servicios de mensajería y entrega de paquetes

Los regalos navideños comprados online son generalmente entregados por servicios de mensajería y los estafadores aprovechan esta circunstancia para inundar la red con correos electrónicos procedentes de este tipo de proveedores en los que muestran facturas y solicitan todo tipo de confirmaciones. Estos mensajes sugieren que el paquete en cuestión no se pudo entregar o se alude a una nueva factura por una entrega realizada.

4. Correos “enviados” por proveedores de servicios de pago

Los estafadores envían correos electrónicos falsos en nombre de todo tipo de proveedores de servicios de pago indicando que su cuenta de usuario ha sido bloqueada debido a ciertas irregularidades o bien que un determinado pago no se realizó correctamente. En este falso correo se le pide que haga clic en los enlaces adjuntos para completar el pago o desbloquear su cuenta. El enlace dirige a un sitio web infectado y, en la mayoría de los casos, preparado para robar datos personales.

5. Felicitaciones navideñas online falsas

Las postales navideñas falsas (adulteradas) son otro de los intentos de estafa más populares. Suelen incluir adjuntos con malware o bien enlaces que dirigen a sitios webs infectados.

Fuentes:

Segu Info News

diarioti.com

Anuncios