Un ejemplo real de una extorsión sexual en niños o adolescentes es el siguiente: Ocurrió en los Estados Unidos de America (USA), pero puede suceder en cualquier parte del mundo y este comenzó con un mensaje de chat. Era el verano del año 2005 en la Florida, USA, cuando un desconocido le mandó un mensaje a una adolescente de 15 años en donde le pedía que le enviara fotos de ella desnuda.

Al principio la joven se negó, pero el desconocido le dijo que sabía dónde vivía y la amenazó con lastimar a su hermana. Para no preocupar a sus papás, la menor le mandó las fotos que pedía. No conforme con esto, el desconocido le pidió más, y ella correspondió.

“La victimización nunca termina”, dijo el Agente Especial Nickolas B. Savage, quien entrevistó a la víctima y a su mamá. En aquel entonces Savage encabezaba la unidad de Inteligencia de Imágenes Inocentes de la división cibernética del FBI en Orlando, Florida, USA.

“Si no haces lo que te piden te dicen que van a compartir las fotografías con tus compañeros de clase o con los miembros de tu familia”, dijo. “Por temor a meterse en problemas si reportan el delito, los jóvenes continúan enviando lo que los criminales solicitan”.

Cómo operan los extorsionadores sexuales

Los extorsionadores sexuales siguen ciertos patrones. Pueden contactar a los adolescentes en línea vía chat o a través de las redes sociales, y se hacen pasar por jovencitos en busca de amistades.

En otras ocasiones envían un email que contiene un archivo con un virus. Cuando la víctima abre el archivo, el virus ingresa a la computadora y revela los contactos personales de la víctima. El virus le permite al extorsionador controlar la cámara de la computadora, la cual utiliza para filmar a la víctima sin que ésta se dé cuenta.

Los extorsionadores sexuales no son fáciles de detectar o arrestar. En el caso de la Florida, las extorsiones llegaron a su fin luego de cuatro años de investigaciones por parte del FBI. Los dos delincuentes responsables fueron arrestados y encarcelados. Los delincuentes victimizaron a más de 3,800 menores. En algunos casos aterrorizaron a algunas jovencitas por periodos de hasta siete años. Algunas de ellas intentaron suicidarse.

Cómo proteger a sus hijos

El FBI hace un gran esfuerzo por combatir la extorsión sexual de menores. Sin embargo, Usted es la primera línea de defensa. Comparta los siguientes consejos con sus hijos para evitar que sean víctimas de este delito:

  • Que no dé por hecho que el antivirus instalado en la computadora le protegerá contra los intrusos.
  • Que apague su computadora cuando no la use.
  • Que cubra la cámara de su computadora si no la está usando.
  • Que no abra archivos enviados por un remitente desconocido, y si conoce al remitente, confirme que sea la persona que le mandó el archivo.
  • Que confíe en sus instintos. Si le parece extraño recibir un email de una persona cercana a su hijo(a), como su mamá, a las tres de la mañana, que confirme que realmente provino de ella.
  • Que no tenga miedo. Si le amenazan o extorsionan sexualmente, que hable con sus padres y con las autoridades.

Denuncie la extorsión sexual

Si ha sido víctima de la extorsión sexual, no dude en presentar una queja con el Centro de Quejas de Delitos Cibernéticos (en inglés) del FBI y contactar a las autoridades locales. Recuerde que puede  contactar al FBI las 24 horas del día, todo el año. En el caso de otros países infórmese y contacte a su policía local.

Fuente: FBI Historias

Anuncios