¿Qué es el robo de identidad?

El robo de identidad se produce cuando alguien usa su información de identificación personal, como su nombre, número de Seguridad Social o número de tarjeta de crédito, sin su permiso, para cometer un fraude u otros tipos de delitos.

Según un estimado de la Comisión Federal de Comercio de EUA cada año a 10 millones de estadounidenses les roban la identidad. De hecho, usted, un familiar, un amigo o alguien a quien usted conoce podrían haber sufrido algún tipo de robo de identidad.

Este tipo delito adopta muchas formas. Quizás los ladrones buscaron en su basura o encontraron un estado de cuenta bancario y utilizaron su cuenta corriente en forma indebida. O quizás hayan alquilado un apartamento usando su nombre. Quizás alguien obtuvo una tarjeta de crédito usando su identidad e historial crediticio y compró un estéreo caro.

Después de varios meses quizás usted se dio cuenta de ello cuando le rechazaron la solicitud de préstamo o cuando observó gastos que usted no realizó en su resumen de tarjeta de crédito.

El robo de identidad es realmente un asunto muy serio. Las personas a quienes les han robado la identidad pueden gastar cientos de dólares y pasar docenas de horas arreglando los problemas que los ladrones le causaron a su buen nombre e informe de crédito.

Los personas que sean víctimas del robo de identidad podrían perder oportunidades laborales u obtener un rechazo de préstamos educativos, para la compra de una vivienda o un auto, como consecuencia de la información negativa que aparece en sus informes crediticios. Incluso podrían llegar a ser arrestados por delitos que no cometieron. La posibilidad de sufrir daños, pérdidas y estrés es considerable.

¿De qué manera le pueden robar la identidad?

Los “especialistas” en robo de identidad pueden valerse de una variedad de métodos para acceder a sus datos, mucho más allá de todos los esfuerzos que usted pueda hacer para manejar cuidadosamente su información personal o para mantenerla reservada.

Obtienen información en negocios u otras instituciones:

  • Robando registros o información mientras que se encuentran en el trabajo.
  • Sobornando a un empleado que tiene acceso a los registros.
  • Apoderandose de los registros.
  • Engañando a los empleados para obtener información.
  • Robando su correspondencia, entre la que podrían encontrarse resúmenes de cuentas bancarias y de tarjetas de crédito, ofrecimientos de tarjetas de crédito, cheques nuevos e información impositiva.
  • Buscando en la basura de su casa, los residuos de comercios y negocios o los basureros ubicados en la vía pública mediante una práctica conocida como “búsqueda de basureros” (dumpster diving).
  • Obteniendo sus informes crediticios aprovechándose indebidamente del acceso autorizado que tienen sus empleadores a estos registros, o pueden hacerse pasar por un propietario de vivienda, empleador o alguna otra persona que pudiera tener un derecho legal para acceder a su informe crediticio.
  • Robando los números de sus tarjetas de crédito o débito capturando la información mediante una práctica conocida en inglés como “skimming”. Conectan un dispositivo a una máquina ATM en la cual usted inserte o pase su tarjeta, este dispositivo almacena los datos de la tarjeta, después la clonan usándola para hacer compras.
  • Robandole su billetera, cartera o bolso.
  • Completando un “formulario de cambio de domicilio” para derivar su correspondencia hacia otro lugar.
  • Robando la información personal que encuentren en su casa.
  • Robandole  información personal a través de su e-mail o teléfono haciéndose pasar por representantes de compañías legítimas con la excusa de que existe un problema con su cuenta. Esta práctica cuando se realiza en línea es conocida en inglés con el nombre de “phishing” o “llamada pretextada” (pretexting) cuando se hace por teléfono.

¿Cuáles son los efectos del robo de identidad?

Cuando los ladrones de identidad consiguen su información personal, pueden usarla de varias maneras.

  • Llamando al emisor de su tarjeta de crédito para solicitar el cambio de domicilio de su cuenta. El impostor, entonces, efectúa gastos con su tarjeta. Dado que sus facturas son enviadas a un domicilio diferente, puede que pase algún tiempo antes de que usted se dé cuenta de que existe un problema.
  • Abriendo nuevas cuentas de tarjeta de crédito a nombre de otra persona. Cuando los ladrones de identidad usan las tarjetas de crédito y no pagan las facturas, las cuentas impagas son registradas en el informe crediticio del consumidor afectado.
  • Estableciendo servicios de teléfono de línea o celular a su nombre.
  • Abriendo una cuenta bancaria a nombre de otra persona y emitir cheques sin fondos sobre esa cuenta.
  • Falsificando cheques o tarjetas de crédito o débito, o autorizar transferencias electrónicas a nombre de otra persona y vaciar la cuenta bancaria de la víctima.
  • Declarandose en bancarrota bajo otro nombre -el de la víctima- para evitar el pago de las deudas en que hubieran incurrido o para evitar el desalojo.
  • Comprando un automóvil o sacando un préstamo para automóviles a su nombre.
  • Obteniendo documentos de identidad, como por ejemplo una licencia para conducir emitida con la fotografía del impostor, pero a su nombre.
  • Obteniendo un empleo o presentando declaraciones de impuestos fraudulentas a su nombre.
  • Durante un arresto pueden identificarse ante la policía con su nombre. En caso de que no se presenten ante la corte en la fecha establecida, se expedirá una orden de arresto a su nombre.

¿Cómo puede saber si es víctima del robo de identidad?

En el caso de que un ladrón de identidad esté abriendo cuentas de crédito a su nombre, probablemente estas cuentas aparezcan registradas en su informe de crédito. Para averiguarlo, ordene una copia de sus informes crediticios. Una vez que reciba sus informes crediticios, revíselos cuidadosamente. Busque averiguaciones iniciadas por compañías con las que usted no mantiene una relación comercial, cuentas que usted no abrió y deudas inexplicables imputadas a su cuenta. Controle que los datos tales como su número de Seguro Social, domicilio(s), nombre o iniciales y empleadores estén registrados correctamente. Si usted encuentra información fraudulenta o incorrecta, pida que la quiten de su registro. Para averiguar cómo hacerlo, consulte la sección Cómo corregir la información fraudulenta en los informes crediticios. Continúe controlando sus informes crediticios periódicamente, especialmente durante el primer año después de la fecha en que descubra el robo de identidad para asegurarse de que no se produjo nueva actividad fraudulenta.

Manténgase alerta ante la aparición de otras señales o indicadores de robo de identidad, como por ejemplo:

  • Si no recibe facturas u otra correspondencia. Si las facturas no le llegan en fecha, comuníquese con sus acreedores. Una factura faltante podría indicar que un ladrón de identidad se ha apoderado de su cuenta y ha cambiado el domicilio de facturación para cubrirse de un posible seguimiento.
  • Si recibe tarjetas de crédito que no solicitó.
  • Si le niegan crédito o si le han estado ofreciendo términos menos favorables para otorgarle crédito, como una tasa de interés más alta sin razón aparente.
  • Si recibe llamadas o cartas de compañías de cobranza de deuda o de negocios relacionadas a mercaderías o servicios que usted no compró.

¿Qué es el “pretexting” y cómo se relaciona con el robo de identidad?

La práctica denominada “pretexting” consiste en obtener su información personal bajo falsos pretextos. Estos individuos que obtienen sus datos personales de esta manera – llamados en inglés “pretexters” – venden su información a otras personas que pueden utilizarla para obtener crédito a su nombre, robar sus bienes o para investigarlo o demandarlo. La práctica pretexting es ilegal.

Las personas que se valen de esta práctica utilizan una variedad de tácticas para obtener su información personal. Por ejemplo, alguien puede llamarlo diciendo que representa a una firma de encuestas y hacerle unas pocas preguntas. Una vez que este “pretexter” consigue la información que desea, la usa para llamar a su institución financiera. Entonces, se hace pasar por usted o por alguien que tenga acceso autorizado a su cuenta. El impostor puede invocar como excusa que ha olvidado su chequera y que necesita información sobre su cuenta. De esta manera, el “pretexter” puede obtener información personal sobre usted, como por ejemplo su número de Seguro Social, los números de cuentas bancarias o tarjeta de crédito, información registrada en su informe crediticio y la existencia y volumen de sus carteras de ahorro e inversiones.

Tenga presente que algunos datos de su información personal pueden ser de registro público, como por ejemplo el hecho de que usted sea propietario de una casa, si paga sus impuestos inmobiliarios o si alguna vez se declaró en bancarrota. La recolección de este tipo de información no es considerada “pretexting“.

De acuerdo a lo establecido por la ley, es considerado ilegal:

  • Utilizar declaraciones o documentos falsos, ficticios o fraudulentos para obtener información de un cliente de parte de una institución financiera o conseguirla directamente de un cliente de una institución financiera.
  • Utilizar documentos adulterados, falsificados, perdidos o robados para obtener información de un cliente de parte de una institución financiera o conseguirla directamente de un cliente de una institución financiera.
  • Pedir a otra persona que obtenga la información de un cliente por medio de declaraciones falsas, ficticias o fraudulentas o bien utilizando documentos falsos, ficticios o fraudulentos o valiéndose de documentos adulterados, falsificados, perdidos o robados.

¿Cuánto tiempo pueden durar los efectos del robo de identidad?

Es difícil predecir por cuánto tiempo se prolongarán los efectos del robo de identidad ya que esto depende de muchos factores entre los que se incluyen el tipo de robo, si el ladrón vendió o pasó su información a otros ladrones, si el ladrón es atrapado y los problemas relacionados a la corrección de su informe de crédito.

Las víctimas del robo de identidad deberían controlar sus informes crediticios y demás registros financieros durante varios meses luego de descubrir el delito. Las víctimas del robo de identidad deberían revisar sus informes de crédito una vez cada tres meses durante el primer año después del robo de identidad y de ahí en adelante una vez por año. Manténgase alerta ante la aparición de otras señales o indicadores de robo de identidad. Véase ¿Cómo puedo saber si soy víctima del robo de identidad?

No se demore en corregir sus registros y comunicarse con todas las compañías que abrieron cuentas fraudulentas. Cuanto más tiempo permanezca registrada incorrectamente la información inexacta, más tiempo tardará en resolver el problema.

¿Debería usar un servicio de monitoreo de crédito?

Existe en el mercado una variedad de servicios comerciales que, a cambio del pago de un cargo, supervisarán sus informes de crédito haciendo un monitoreo de la actividad de sus cuentas y que lo alertarán de los cambios registrados. Los precios y tipos de servicios varían ampliamente. Varios de estos servicios solamente hacen el monitoreo de una de las tres principales compañías de informes de los consumidores. Si está considerando suscribirse a uno de estos servicios, antes de pagar, asegúrese de comprender qué es lo que obtendrá. Asimismo, verifique la compañía con las oficinas locales del Better Business Bureau y de la agencia de protección del consumidor, como también con su Fiscal General estatal para consultar si registran quejas sobre esa compañía.

Para que usted sepa qué hacer si le roban su identidad la Comisión Federal de Comercio de EUA ha preparado un documento en formato PDF en el cual le enseñan entre otras cosas como darse cuenta que le han robado información personal confidencial y los pasos inmediatos a seguir, lo puede descargar desde el siguiente enlace.

Fuente: Comisión Federal de Comercio de EUA