Los sitios web de las redes sociales les encantan a los niños, y también a los predadores sexuales. Les gusta a los niños porque pueden crear un perfil con fotos e intereses personales que después pueden compartir con sus amigos. A los predadores sexuales les gusta porque en ellas pueden encontrar víctimas potenciales y contactarlas directamente.

Al año el FBI (Federal Bureau of Investigation) recibe cientos de quejas sobre menores que fueron víctimas de predadores sexuales a través de los sitios de redes sociales. Estos criminales se hacen pasar por niños para luego convencer a sus víctimas de que les manden fotos de ellas desnudas o cometiendo actos sexuales mientras las filman por Internet. Después intentaran extorsionarlas para que cometan más actos sexuales.

Podrían también intentar encontrarse con la víctima en persona para abusar de ella sexualmente.

Manténgase al tanto de lo que hacen sus hijos  

Para ayudarle a proteger a sus hijos de los predadores sexuales en línea el FBI tiene varios consejos. Para empezar, es esencial que sepa qué sitios web visitan sus hijos, qué información divulgan y con quién se comunican, entre otras cosas. Además, también siga los consejos siguientes:

  • Mantenga la computadora en un lugar de uso común en la casa para que así pueda monitorear sus actividades.
  • Explíquele a sus hijos por qué es importante no revelar información personal en línea.
  • Revise los perfiles de sus hijos y lo que publican en los sitios de redes sociales.
  • Lea y siga los consejos de seguridad publicados en los sitios de redes sociales.
  • Denuncie actividades inapropiadas ante las autoridades y el sitio de redes sociales.
  • Explíqueles que una vez que publican imágenes en línea, pierden control de lo que alguien puede hacer con ellas.
  • Permítales publicar fotos o información personal en sitios de Internet solamente con su consentimiento.
  • Dígales que usen las configuraciones de privacidad para que sólo aquellas personas que figuran entre sus contactos puedan ver su perfil.
  • Recuérdeles que sólo deben agregar a su lista de contactos a personas que conocen personalmente.
  • Asegúrese de que elijan nombres o apodos apropiados.
  • Recálqueles la importancia de elegir una contraseña segura.
  • Visite los sitios de redes sociales junto con ellos y converse sobre cuáles parecen seguros y cuáles pueden implicar un riesgo.
  • Pregúnteles sobre las personas con las que se comunican en línea.
  • Haga un pacto con ellos de que no deben revelar información personal o encontrarse con alguien que conocieron en línea sin su conocimiento y consentimiento.
  • Dígales a sus hijos que analicen si un mensaje es dañino, peligroso, hiriente o grosero antes de publicarlo en línea o enviarlo.
  • Conozca qué sitios de Internet, programas y aplicaciones usan sus hijos.
  • Aplique todos estos consejos a los teléfonos celulares, ya que funcionan casi como una computadora.

Cómo contactar al FBI

Por último, no dude en contactar al FBI (en este enlace), si considera que un menor podría ser víctima de un predador sexual a través de los sitios web de las redes sociales. El FBI cuenta con oficinas a lo largo de todo los EUA (Estados Unidos de América) y del mundo y puede ser contactado a cualquier hora, todos los días del año.

Fuente: FBI en español