Worl-Cup-Brasil-2014
Para ver el mundial de fútbol en Brasil millones de personas están sufriendo con las políticas de la FIFA sobre los derechos de trasmisión de los juegos de la misma.

Las épocas en que el Mundial era un espectáculo abierto quedaron atrás. Desde el mundial Corea-Japón 2002, los derechos de trasmisión de televisión del torneo se vendieron a la televisión satelital; mas con la masificación del acceso a Internet, parecía haberse abierto una brecha para que toda la gente, sin importar su ubicación, gozara de los partidos.

Por el contrario, la FIFA recrudeció sus medidas. Si un usuario intenta, por ejemplo, sintonizar a través de la web una narración deportiva en radio (como ESPN) fuera del área geográfica delimitada, será imposible acceder al contenido. Ocurre lo mismo si intenta ver vía streaming un encuentro; aún si la emisión es legal, las limitaciones por país o región hacen imposible un Mundial para todos.

Esto ha tenido consecuencias variadas: desde disputas legales por los sitios que retransmiten los partidos, hasta otras menos esperadas como el crecimiento de ataques por software malicioso o el despunte de otras plataformas como alternativas. A continuación un ejemplo de cómo es la cruzada de FIFA contra el streaming en el Mundial.

La FIFA no esperó a que rodara el balón en Brasil para comenzar su batalla. Antes de que arrancara la justa mundialista, el organismo organizador envió una carta a sitios como RojaDirecta.com, pidiéndoles que hicieran todo lo posible para evitar las emisiones ilegales – bajo riesgo de enfrentar acciones legales.

El férreo control de FIFA ha obligado a los aficionados a buscar en sitios web poco confiables, lo que ha resultado en un incremento de las amenazas de seguridad. La compañía de seguridad informática Kaspersky Lab advierte que hay riesgos considerables en esta actividad.

En un comunicado de prensa Kaspersky Lab destaca que: “Ya que la mayor parte de los encuentros se están transmitiendo en horarios de oficina, muchos fanáticos recurren a la Web para ver sus partidos favoritos en vivo. Sin embargo, los ciberdelincuentes saben que el Mundial representa una gran oportunidad para engañar a la gente, robarle su dinero e infectar sus equipos”.

De acuerdo con el Director del Equipo de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab para América Latina, Dmitry Bestuzhev, el cual comenta que una táctica recurrente es que al usuario se le pide que descargue un complemento especial. En realidad, lo que se instala es un programa adware que únicamente consumirá los recursos de la computadora.

Si bien Kaspersky Lab no considera al adware como un malware por sí mismo, quien lo instala sí se vale de técnicas fraudulentas.

Para evitar estas brechas de seguridad, por esta razón, algunas organizaciones y empresas han optado por permitirles a sus empleados ver los partidos.

Si Usted ha descargado alguno de estos supuestos complementos en su PC para ver un juego del Mundial, por si las dudas la recomendación es que haga un escaneo con un antivirus confiable.

Fuente: Faberwayer